El deporte y el desarrollo sostenible van de la mano

 

Deporte Sostenible nace con los objetivos de optimizar la organización y gestión de las actividades deportivas para que sean lo más respetuosas posibles con el medio ambiente y usar el menor número de recursos naturales como así también concienciar sobre la responsabilidad de cada individuo a la hora de comprar y utilizar ropa y material deportivo.

El director de Deporte Sostenible, Enrique Zaragoza, advierte que las las actividades deportivas, desde los entrenamientos a los grandes eventos, tienen consecuencias negativas para el medio ambiente y que el mundo del deporte no puede ni debe ser ajeno a esta realidad.

A continuación compartimos la entrevista que Noticias Positivas mantuvo con Zaragoza:

Noticias Positivas: ¿Cómo surge la idea de crear el proyecto Deporte Sostenible?

Enrique Zaragoza: Desde hace un año vivo en Alemania, donde el tema de la sostenibilidad está muy de moda. En casi todos los medios de comunicación aparecen prácticamente a diario artículos, programas y nuevas informaciones sobre cómo podemos vivir de una manera más sostenible. Hay incluso varias revistas especializadas sobre el tema, como Enorm y Utopia. Poco tiempo después de instalarme aquí empecé a colaborar con una Weltladen (tienda del mundo), donde hay un grupo pedagógico que organiza charlas y actividades informativas sobre temas como globalización y desarrollo sostenible. Además de aprender mucho, esto despertó mi curiosidad y mi motivación.

En este contexto me pregunté: ¿qué puedo aportar desde mis conocimientos como licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte? Empecé a buscar información en internet sobre deporte y sostenibilidad y aunque no había muchas cosas, sí encontré algunas web interesantes, como la del Comité Olímpico Alemán o la web de la maratón de Ginebra, que acaba de recibir un premio por su estrategia de sostenibilidad.

Cómo generar menos basura y energía en la organización de un evento deportivo, en qué nefastas condiciones laborales se fabrican los productos deportivos en Asia con los que aquí en Europa nos divertimos, así como otra serie de cuestiones empezaron a rondar mi cabeza. Finalmente, decidí hacer una web donde recoger y compartir toda la información que fuera encontrando sobre este asunto, así como para ofrecer asesoramiento y actividades de sensibilización sobre el tema.

N+: ¿Cómo es el perfil de un deportista sostenible?

E.Z.: Detrás de cada deporte y del material deportivo que usamos hay una serie de problemas medio ambientales y sociales. Conocer bien nuestro deporte favorito no se debe reducir únicamente a dominar la técnica que requiera, sino a ser conscientes de cómo podemos minimizar el impacto que tiene en la naturaleza o de cómo podemos apoyar con nuestro “poder de compra” a las empresas deportivas que se preocupan por sus trabajadores y respetan el medio ambiente. Desde el mundo del deporte podemos aportar nuestro granito de arena en la lucha contra los problemas medioambientales y sociales que hoy en día padecemos a nivel global.

Pienso que el perfil del deportista sostenible se caracteriza por ser una persona que toma consciencia de su responsabilidad y sobre todo, se informa activamente para poder contribuir a la solución de los mencionados problemas. No se trata de prohibir a la gente que por ejemplo practique esquí alpino, pero sí de informarles de los problemas asociados a la práctica del esquí alpino, como la destrucción del valioso paisaje de montaña para acondicionar pistas y párkings, consumo de energía para fabricar nieve y para el funcionamiento de los remontes, etc. Y darles alternativas más sostenibles, como por ejemplo el esquí de fondo, el esquí de travesía o las excursiones con raquetas de nieve.

N+: A modo de ejemplo, ¿hay alguna información que te gustaría compartir con los lectores de N+?

E.Z.: Hace dos meses leí un artículo* muy interesante sobre la fabricación de los balones de fútbol oficiales que se utilizan en la 1 Bundesliga (Primera División de fútbol en Alemania). El balón en cuestión es un modelo de una conocida marca alemana, cuyo precio ronda los 130 euros en tienda. El autor denunciaba que la mayoría de los balones de fútbol oficiales, que son cosidos a mano y requieren unas tres horas de trabajo para su elaboración, son fabricados a base de míseros sueldos en Pakistán, concretamente en la localidad de Sialkot. Me sorprendió mucho leer que las trabajadoras cobran normalmente por su trabajo unos 40 céntimos por balón. El año que viene con el Mundial de fútbol en Brasil, se estima que se venderán a nivel mundial más de 60 millones de balones. Nos podemos hacer una idea de las ganancias que este mercado supone y de lo injustamente repartidos que están los beneficios.

Con la ropa de deporte viene a pasar lo mismo: aquí en Europa pagamos 100 euros por un par de zapatillas que unos trabajadores han fabricado en Bangladesh con un sueldo de 34 euros mensuales** y generalmente, sin ningún tipo de cobertura social. Una buena, aunque todavía limitada, alternativa son los productos de comercio justo.

Publicado el 12 de diciembre de 2015

Referencias: http://www.noticiaspositivas.net/2013/12/12/el-deporte-y-el-desarrollo-sostenible-van-de-la-mano/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s